Educación

 

EDUCACIÓN INTERCULTURAL Y BILINGÜE

 

El Perú es un país sumamente diverso y pluricultural. Junto con más de sesenta culturas autóctonas originarias, conviven afroperuanos, chinos, japoneses, criollos, cholos, blancos y mestizos, con complejos cruces, fusiones y mixturas entre ellos. Esta rica y compleja diversidad cultural conforma hoy en día una realidad plural y difusa.

 

El problema dentro del sistema educativo, como en otras instituciones sociales, es cómo tratar esta diversidad cultural, asunto que hasta el momento no ha recibido una atención amplia, crítica y concreta. Faltan todavía metodologías para profundizar sobre la unidad de lo diverso, promover la interculturalidad y formar ciudadanos capaces de practicar la equidad y de confrontar las tensiones que caracterizan al siglo XXI.

 

En América Latina en general, y en la región andina, en particular, hay una nueva atención a la diversidad cultural que parte de reconocimientos jurídicos y una necesidad, cada vez mayor, de promover relaciones positivas entre distintos grupos culturales, de confrontar la discriminación, el racismo y la exclusión, de formar ciudadanos conscientes de las diferencias y capaces de trabajar conjuntamente en el desarrollo del país y en la construcción  de una democracia justa, igualitaria y plural. La interculturalidad parte de esas metas.

 

El concepto de interculturalidad, y particularmente el de Educación Intercultural se utiliza desde hace aproximadamente veinte años. Su uso estuvo siempre asociado a poblaciones indígenas. En la última década han sido los mismos indígenas quienes han exigido que la educación intercultural - y en algunos casos también bilingüe – se oriente no sólo a ellos, los indígenas, sino también a toda la población en su conjunto, a los no indígenas del país. Hoy en día existe una clara demanda de muchos sectores de la sociedad por una educación de este tipo, pues la diversidad del Perú así lo exige.

 

El gran desafío que tiene tanto la educación intercultural , como la educación intercultural bilingüe, es contribuir a romper las relaciones asimétricas de poder que existen en el país y buscar la construcción de una sociedad más equitativa y justa, donde todos y todas nos sintamos valiosos e importantes, teniendo las mismas oportunidades de desarrollo individual y colectivo.